Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies
×

Opinión: La gente es idiota




Llevas varios días disfrutando de un nuevo sendero que has descubierto por las montaña cercanas a tu casa, es un sendero divertido y nuevo que nadie conoce, en una de tus incursiones a él te encuentras a un biker que te pregunta si conoces alguna senda divertida por la zona y decides decirle que sí y enseñarle la nueva senda que has descubierto.



Pasado un mes después de aquel día regresas a la senda buscando su toque de diversión y descubres que la senda ha cambiado, de repente hay peraltes ,saltos,pasarelas e incluso alguien ha decidido hacer trazadas nuevas,mientras estás allí alucinando te pasa un grupo de riders a alta velocidad.



 Cuando llegas a casa piensas como decirle a la gente sin parecer un Eco Talibán que deben de parar de hacer construcciones a la senda ya que lo único que van a conseguir es llamar la atención de los Forestales o atraer a personas que no aman a la montaña pero montan en bici sobre todo los fines de semana, llegan con sus bebidas energéticas cuyas latas dejan tiradas y suelen tener el ritual de fumarse un cigarro o un porro antes de bajar, pero sabes en el fondo que la senda está jodida y que está sentenciada a muerte ya que no hay forma de decirle a la gente que pare.





Meses después la senda se ha endurecido de tanto pasar,a perdido su grip y su agarre, para colmo han organizado una marcha popular por ella dejándola llena de surcos en sus zonas más inclinadas,solo queda polvo,piedras y restos de envases de geles energéticos,has intentado hablar con los riders de la zona y organizadores de la marcha para que entre todos reparen las zonas afectadas pero no has recibido respuesta alguna. 


Resignado decides bajar la maltrecha senda y ves que por ella suben los típicos “paseadores de perros” en chándal, al acercarte a ellos frenas para dejarlos pasar y uno de ellos te increpa diciendo “por aquí no pueden pasar bicis”, alucinas con lo que dicen,pero sonríes y te vas.



Una semana más tarde hay un rumor de una prohibición para bicicletas que llega desde las oficinas de medio ambiente no haces mucho caso a lo que dicen porque no son rumores concretos,empiezas a subir a buscar la senda que de ser secreta se ha convertido en la más popular ,cuando llegas a su inicio te encuentras con dos troncos cortando su entrada y una señal que dice “Prohibido la circulación de Bicis”, lo intentaste les dijiste que parasen,que mantuvieran la senda en condiciones,pero sabes una cosa...la gente es idiota.