Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies
×

Yo sobreviví a los 90 montando en bici


Allá en la década de los 90 íbamos montados en algo que llamaban mountain bike con geometrías heredadas muchas de ellas de las bicis de carretera, no existía el “slooping” y tu peso iba sobre el manillar y veías el doble de grande cualquier trialera,tu vida dependía de que dos trozos de goma detuvieran una llanta que todas las semanas debía de pasar por el centrador,pero nos daba igual nosotros nos agarramos a nuestros “cuernos” del manillar y apretamos los dientes subiendo y luego nos íbamos enganchando con ellos bajando en todas las ramas,con nuestros manillares estrechos y planos.




 

Las bicis eran de acero y los modernos del grupo se las gastaban de aluminio,nadie sabía lo que era el “sag” y hablarnos de suspensión trasera era como leer un libro de ciencia ficción, los que “masmolaban” del grupo llevaban “Gorilas” en sus frenos decían que así suplían la falta de rigidez de las horquillas y el cuadro,pero en verdad solo querían fardar de sus colores adonizados, la que se liaba con los adonizados, se desato una locura  por ellos y eso hacia que mirar la bici de algún compañero de salida acabase produciendo una ataque epiléptico con tanto colorido.


A nadie le preocupaba mucho cómo iba vestido encima de la mountain bike, heredamos maillots y culottes de alguna amigo o familiar y nos lo poníamos para bajar las sendas, algunos hasta llevaban equipaciones de equipos de carretera mientras bajaban trialeras o daban saltos,las protecciones no existían nos jugábamos la vida entre piedras con nuestros cascos sin “in molding” ni “mips”  , solo eran de corcho y otros más puritanos llevaban “chichoneras”.





Sobrevivimos a rutas de 40 kms con un botellero y sin “mochila de hidratación”, nuestras barritas energéticas eran los orejones,nueces,almendras y después de navidad los restos de turrón y polvorones que metíamos en nuestros bolsillos del maillot, no nos olvidemos que no teníamos chaquetas de "wind stopper", pero si papel de periódico que nos metíamos debajo del maillot para cortar el viento.

Nos preguntaban ¿qué deporte hacíamos? y decíamos mountain bike, no había ninguna etiqueta y todos estábamos unidos por que todos hacíamos lo mismo., las montañas eran de todos, no existían trampas,ni peleas con otros usuarios, todos las usábamos en armonía.


aa


Solo existían los pedales con “rastrales” y más tarde aparecieron los automáticos de doble cara que consiguieron que muchos nos cayéramos al parar en un semáforo o al querer bajarnos de la bici en el portal de nuestra casa, en el curro nos llamaban “el pupas” ya que siempre teníamos alguna herida en las piernas o magulladura de alguna caída.

 



Las gafas que usábamos para montar no valían mas de 500 pesetas y no sabíamos que en un futuro se llamarían “Vintage” y que valdrian ahora  200€ si no no las hubiésemos tirado, nos pasábamos mas tiempos perdidos en la montaña que haciendo ruta y el GPS era él “por aquí parece que va una senda”.


Las cubiertas eran de 1.80/1.95 y los mas locos del lugar se montaban unas Hutchison de 2.00 y todos les decían “dónde vas con ese arado”, no había tecnología ninguna y todo lo que salía año tras año era pura experimentación, fue una década loca en el mountain bike y donde muchos empezaron a montar en bici y a día de hoy pueden decir:  Yo sobreviví a los 90 montando en bici.