Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies
×

6 razones para que los conductores amen a los ciclistas


No hace falta mirar mucho por las redes sociales para encontrarnos un odio visceral hacia los ciclistas en ciertas publicaciones. Estamos seguros que hay ciclistas que son molestos,imbéciles y egoístas imprudentes, pero eso no significa que todos los ciclistas lo sean y en general los que usan las bicicleta para desplazarse generan muchos beneficios.






Las bicicletas desatascan la ciudad


A todos nos gustan los coches,pero un coche en una ciudad es lento,torpe y con tendencia a atascarse en cualquier sitio,todos los coches no pueden entrar en una ciudad y los peajes para acceder a ellas y las restricciones a vehículos de motor de combustión están a la vuelta de la esquina. Cada vez que veas un ciclista por la ciudad es un coche menos atascando la calle y así gracias a él llegarás antes a tu destino.



Dulce aire limpio.


Los ciclistas son buenos para el medio ambiente cada ciclista que veas pedaleando no contamina el aire y aporta su granito de arena para evitar que las ciudades sean un poco menos cámaras de gas. La contaminación que emiten los coches es responsable de los problemas cardíacos, ictus, problemas respiratorios y cáncer que nos llegará en el futuro, a mas ciclistas menos contaminación y mas ahorro en sanidad publica.




Los ciclistas son buenos para la economía.


Los ciclistas no rompen las carreteras como lo hacen los vehículos a motor, de esta manera el estado se ahorra millones en reparar las calles o carreteras, sin contar todo el IVA que recauda de la compra de bicicletas y accesorios caros que los ciclistas no paran de comprar en un ciclo infinito de consumismo. 




Son silenciosos


Bendito silencio dentro de las ciudades, olvídate del ruido martilleante de los neumáticos de los coches contra el asfalto, sus claxon y sus motores. Los ciclistas no meten ruido cuando se desplazan por las calles.




Menos posibilidades de matar a alguien


A más ciclistas haya menos posibilidades tienen de ser atropellados por un coche, por otra parte la bicicleta no pesa casi 2000 kilos como los pesa un coche, lo que hace realmente difícil que esta pueda matar a un peatón aunque en alguna ocasión pueda pasar, las estadísticas apuntan a que los automóviles provocan más muertes por atropello. 



Ellos son también tu. 


Las mayoría de los ciclistas tienen coches y probablemente en alguna ocasión cuando van en su coche se hayan encontrado a algún ciclista que les ha hecho frenar para poder superarlo, así que al final los ciclistas también se han encontrado en tu situación frente a una bicicleta.