Rotores de Freno HSC recubiertos de cerámica




Cuando los frenos del mountain bike dependían de unos V-brake o unas zapatas era muy común ver llantas de aluminio recubiertas de una capa de cerámica para mejorar la frenada, pero con la aparición de los frenos de disco esta tecnología desapareció.






Actualmente los frenos de disco usan rotores pesados de acero para frenar a las bicicletas de montaña, no pueden usarlos de aluminio ya que la pista de frenada de estos es pésima a la hora de la mordida de las pastillas.



pub



Pero HSC (Huang Chieh Metal) ha presentado en Taipei Cycle Show un rotor de aluminio revestido de una capa de cerámica. La superficie de frenada además tiene algo de ventilación y está montada en una estructura de 8 brazos para otorgarle rigidez, utilizan el proceso MAO para unir la cerámica al aluminio, se trata de un proceso de oxidación por arco de Mico para unir el material cerámico al aluminio, que desarrollaron para poder ofrecerlos a un costo razonable.






Con esto HSC consigue unos rotores mucho más livianos que los típicos de acero, además el aluminio disipa mucho mejor el calor. El recubrimiento cerámico le otorga un montón de fricción cuando las pastillas entran en contacto con lo cual se reduce a la mitad la fuerza que hay que hacer con los dedos en la palanca de freno, aumenta la durabilidad del rotor, mejorando también su rendimiento en condiciones húmedas.



HSC ha declarado un peso de 96 gr para sus rotores, un peso muy por debajo de un rotor de acero normal. Nos gusta mucho la tecnología de HSC y puede dar un vuelco a algo tan sencillo como los rotores que paran nuestras mountain bikes.