Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies
×

7 cosas que aprendí montando en mountain bike por Alicante


Realmente estas cosas que aprendí montando en la provincia de Alicante se podrían extender a las provincias del Sur de España, esto es lo que vas a aprender si alguna vez vas a montar en bicicleta de montaña por Alicante.



Fotos: Peter Seild


Humedad


¡Dios mio! aquí la humedad del ambiente es asfixiante y no nos referimos a la lluvia si no a esa sensación pegajosa que no te deja avanzar y va adosada a ti como una losa. No te olvides echarle al agua electrolitos si sales a pedalear por estas tierras.



¿El grip dónde está?


La falta de lluvia de la zona mantiene los senderos totalmente secos y sin nada de grip , es recomendable usar ruedas con tacos grandes para que se agarren todo lo posible a la fina capa de polvo que lo cubre todo. Aquí después de un día de lluvia todos los ciclistas de montaña salen a disfrutar del efímero grip que habrá en las sendas.





Quien tiene un árbol , tiene un tesoro.


Pocos árboles o zonas boscosas podemos encontrar por esta area, aqui los arboles son muy queridos y las sendas que circulan entre ellos son siempre las más solicitadas. Durante primavera y verano verás a grupos de ciclistas debajo de ellos aprovechando su preciada sombra.







Roca World


Encontrar en esta zona una senda de buen firme y rápida es toda una hazaña. Aquí la roca este presente en todas las sendas, en forma de escalones, de picos que quieren abrazar tu rueda o todas sueltas deseando hacerte patinar en la próxima curva.



Aprieta tus tornillos


Las sendas técnicas y llenas de rocas agitaran bien tu bicicleta de montaña, cuando termines la jornada, revisa que todos los tornillos estén apretados,comprobar presiones de las cubiertas y no olvides de poner aceite en tu cadena porque estará seca del polvo.





Fotos: Peter Seild


El mar te vigila


Alicante tiene muchas poblaciones costeras y aunque te alejes de ellas unos kilómetros por las montañas, cuando llegues a sus picos para empezar el descenso siempre podrás ver el mar al fondo. Todos los caminos van a Roma, pero en Alicante todas las sendas bajan al mar.



Siempre hay un bar abierto


Al ser una zona turística no importa a qué hora termines la ruta siempre tendrás un lugar donde a ir a sentarte a tomarte una cerveza , comerte algo para recuperar fuerzas y preparar la ruta del día siguiente.