Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies
×

¿Por que las marchas de mountain bike tienen crono y clasificaciones?

Las marchas de mountain bike se popularizaron en los 90 donde cientos de ciclistas de montaña acudían a disfrutar de un día divertido en una actividad organizada. 





En los años 90 las marchas de mountain bike se popularizaron a límites insospechados era raro la población que no tuviese una y a ellas se apuntaban cientos de personas en masa. 




En esos años lo que valoraban los ciclistas de montaña en la marcha, era que el circuito fuese original y divertido, que se estrenase alguna senda nueva, que se diese una camiseta por participar y que cuando acabase la marcha hubiese bocadillos,paella o una buena barbacoa. Punto y final para un apoteósico día de mountain bike sin presiones y disfrutando. 



En la actualidad las cosas han cambiado y las marchas no son lo que su propia palabra indica. Los ciclistas de montaña ahora miran que la marcha este cronometrada por chip, que haya clasificaciones tanto generales como por categorías, que haya trofeos, que den puntos dentro de algún “circuito de marchas” y que el recorrido sea duro para que los más preparados sufran y el resto se arrastre entre calambres, el aire de competición se respira en la atmósfera y la presencia de pros o semi-pros en ellas es muy común.  







¿Por que se ha perdido la esencia de las marchas de mountain bike? 



Hay varios factores que han acabado con las marchas lúdicas, pero los más relevantes serían: el económico, el burocrático y el marketing ciclista en las redes sociales.


En el lado económico organizar una marcha es “más barato” que una carrera, ya que una marcha no necesita Jueces al considerarse por la federación como no competitiva, con lo cual nos ahorramos un buen dinero en jueces, también conseguimos que más ciclistas se apunten, por que la palabra “marcha” asusta menos que la palabra “carrera”. 



Cuando hablamos del tema burocrático hablamos de los permisos medioambientales, hablar de conseguir permisos para una “carrera mtb” es enfrentarse a un muro por parte de las administraciones que ven un evento de estas características como algo realmente destructivo para el medio ambiente. Sin embargo cuando dices que es una “marcha mtb” la oposición es menor, ya que no lo ven como algo competitivo y piensan que va a ser un día de paseo en bicicleta por la montaña. 



Para terminar a diario somos bombardeados por un marketing ciclista que nos hace creer que todos somos profesionales, nos dicen que somos finisher o racers a través de youtubers, reportajes y vídeos que  nos animan a competir, para luego vendernos todos los productos y servicios que necesitamos para lograrlo. Cuando en verdad somos ciclistas amateurs o aficionados. 



Todo estos factores han hecho que las marchas acaben convirtiéndose en carreras camufladas para la alegría de muchos ciclistas y para el desagrado de otros tantos. ¿Eran mejores las marchas de los 90 o son mejores las actuales con su nueva filosofía?